Técnicas de rescate

Últimamente hemos venido haciendo una serie de posts orientados a que el buceo sea una actividad lo más segura posible. Por eso, una vez visto qué hacer si nos quedamos atrapados bajo el agua y cómo comunicarnos con nuestro compañero ahora vamos a ver qué técnicas de rescate podemos aplicar cuando buceamos.

No consideramos, ni mucho menos, que bucear sea una actividad peligrosa pero sí que tiene un cierto riesgo que si conocemos de antemano podemos evitar en gran medida.

Vamos a desglosar estas técnicas en dos grandes grupos: el snorkel y el submarinismo. ¿Por qué? Parece muy evidente que en el snorkel prácticamente utilizaremos las técnicas de salvamento que tengan que ver con natación mientras que en el submarinismo hay algo más. ¡Vamos con ello!

Técnicas snorkel

Lo principal en un rescate a alguien que está haciendo snorkel es evacuarlo del agua a la superficie. Para ello hay varias técnicas de remolque:

Remolque por las axilas.

Se coloca a la víctima boca arriba encima de nuestro vientre. Agarramos al compañero por las axilas mientras nadamos con las aletas hacia la superficie.

Remolque nuca.

Esta técnica es útil para víctimas inconscientes. Consiste en colocar al compañero boca arriba mientras sujetamos la cabeza con una mano en la nuca y otra en la frente procurando que las vías aéreas queden fuera del agua. Esta técnica es más compleja a la hora de nadar con el compañero.

Remolque hombro axila.

Consiste en pasar un brazo por encima del hombro del accidentado y sujetar la axila. Esta es, en nuestra opinión, la técnica más sencilla para desplazar al compañero sin importar que esté consciente o cuál sea su peso.

Técnicas submarinismo

Para bucear partamos de la base de que lo mejor es estudiar. Acudir a alguna escuela donde nos formen y nos enseñen cómo manejar cualquier situación durante la inmersión. Leer este post es un complemento o refuerzo, en ningún caso sustituye a la formación.

Calambres.

Ni siquiera la mejor preparación física nos va a librar de que algún día suframos un calambre, casi con toda seguridad, en las piernas. Para salir de esta situación debemos coger de la aleta y estirar suavemente. Esto, a veces, puede resultar complicado para una persona. Por eso nuestro compañero nos puede ayudar a tirar, mantener el equilibrio y/o masajear levemente la zona afectada.

Recuperar y ascender a un compañero consciente.

Lo primero que hay que hacer ante una NO confirmación de un OK es saber el estado en el que se encuentra nuestra compañero. Para ello lo más fácil es mirar el tipo de respiración que lleva. Así podremos saber tanto si debemos de intentar que esté consciente como que se tranquilice. Una vez intentado estabilizar la situación vaciamos su chaleco y controlamos la subida con nuestro jacket. Este ascenso se debe hacer cara a cara para poder ser conscientes en todo momento del compañero. Un buen consejo es saber que intentar ir muy deprisa puede ser contraproducente. Lo mejor es que nosotros mantengamos la calma y subamos controlando en todo momento.

Ascender a compañero inconsciente.

Lo primero, una vez más, es saber su estado. Si respira y tiene la boquilla colocada, en caso contrario le acercaremos la boquilla a la vez que purgamos el agua. Acto seguido nos colocamos detrás de él con un brazo por debajo de su axila y sujetando el regulador a la vez que le mantenemos la cabeza erguida. Con la otra mano iremos modificando la flotabilidad del jacket. Se puede hacer con el nuestro o con el de nuestro compañero. Lo recomendable sería utilizar el de la persona más grande . Es muy importante saber que la velocidad de ascenso debe ser normal a pesar de que nuestro primer impulso sea ir más rápido. Una vez en la superficie hinchamos el chaleco y haremos las técnicas de primeros auxilios.


Esperemos que nunca tengáis que utilizarlo, pero que os sirva para desarrollar estas actividades de un modo más seguro. ¡Nos vemos bajo el agua!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *